HUGUITO, EL ABUELO DE LOS NIÑOS DE IMA

Durante el mes de febrero, los asiduos lectores de este Diario, tuvieron la oportunidad de elegir quien sería nuestro primer entrevistado. Para ello realizamos una encuesta virtual proponiendo a tres personas de las muchas que han sido, son y serán importantes para esta Casa; Huguito fue el elegido.

Personajes emblemáticos…sí los hay. Aquí le presentamos a uno de ellos.

Hugo Elías Ascune Marrero, nació en Montevideo el 27 de junio de 1934. Hijo único de una mamá muy enferma. Su infancia y adolescencia fueron etapas muy difíciles de la vida. Perdió a su padre cuando tenía tan sólo seis años y quedó a cargo de los tíos. Soñaba con ser médico por el deseo profundo de atender a los necesitados. Cuando tenía doce años tuvo una experiencia muy fuerte al ir a ver a su madre al hospital el día de la madre; Huguito siente que, desde ese momento él no ha dejado de ser una persona triste y melancólica.

Pero Huguito, quien para muchos de nosotros es un ser especial, se caracteriza por un andar sereno, pausado; una mirada limpia, un corazón generoso. Esa melancolía supo ponerla al servicio de quienes tenemos el honor de contar con él y con sus oraciones esa melancolía se ha convertido en piedad.

Hombre de Fe quien, a pesar de haber nacido en un hogar muy humilde donde no se practicaba la religión, encuentra hoy en Jesús y María a sus fieles compañeros de camino.

Sus tíos querían que fuera a la escuela naval pero dice no haber nacido para ser militar. No sólo quiso ser médico sino que también quiso ser sacerdote de la Curia y desea que las hermanas se lo crean… Luego de un año de acercamiento a lo que pudo haber sido su vocación, cuando ya era momento de decidirse, conoció a Teresita. Y no podemos dejar de transcribir sus palabras ya que son un deleite para el corazón:

“Verla despertó tanta ternura en mí, con una intensidad, bonita, bonita…es imposible describir lo que son sentimientos. Una ternura que, a pesar de mi carácter bravo y esta melancolía que me sigue…. Hay que ver la pulpa de la persona y no la cáscara. Lo íntimo, el yo en el encuentro de la persona con Dios. Y con frecuencia se suele decir: brindad juntos pero en copas diferentes…creced como los cipreses juntos pero cada uno con sus raíces…yo, rompí mi copa y siempre bebí de la copa de Teresita…

No pude estudiar Medicina pero Dios me regaló a Teresita y con ella tuvimos dos hermosas hijas y ahora tres nietos y una nieta. Teresita fue providencial; a Teresita me la mandó el Señor…

Ayer miraba a los nietos y repetía: No se compra con todo el oro del mundo a los nietos…es indescriptible lo que se siente, una síntesis de todos los cariños juntos…”

Se casaron en la Capilla de María Auxiliadora y su luna de miel la pasaron en Canelones, en una casa propiedad de un tío de Teresita. Cuando se conocieron, Huguito tenía veintisiete años y ella apenas dieciséis. Desde ese entonces, están construyendo la historia juntos.

Justo en el momento que Huguito está contando esta parte de su vida, la conversación se ve interrumpida por Teresita para consultarle temas de medicación…El amor es así; en salud y enfermedad; amor y respeto por siempre.

¿Cómo no amar a esa mujer quien, a pesar de haber entrado a formar parte de una familia muy especial, por ser verdadera compañera de la vida, cuidó amorosamente de los tíos cuando se enfermaron hasta que el Señor los llamó a la vida eterna?

¿Cómo no amar a esa mujer que con paciencia esperó los tiempos de Huguito hasta que, internamente lograra cortar su cordón umbilical con la familia?
. . .
Nos cuenta Huguito que le tocó trabajar desde muy joven. Su experiencia laboral es extensa pero vale destacar su pasaje por puestos administrativos en el MSP donde hizo carrera en contabilidad por más de trece años

Él no lo dice pero es obvio que los varios traslados y ascensos que vivió en el MSP tenían que ver con su abnegación, entrega y dedicación al trabajo…la misma que supo tener en IMA cuando trabajó como responsable de liquidación de sueldos.

Trabajó con hermanas de otras Congregaciones a quienes quiso mucho y, en esta Casa entró de la mano de la Hna. Pastorino cuando sus hijas empezaron como alumnas de IMA.

Al preguntarle qué siente y qué desea ofrecer como mensaje, surge lo siguiente:

“Me encariñé mucho. Acá las quiero…las quiero…eso es lo que puedo decir. ¿Qué me hacen rabiar? Sí, pero las quiero…Amo a las hermanas. A todas. Yo siento que ésta es mi Casa pero ya estoy viejo…quiero estar un poco en mi propia casa.

A los niños quiero decirles que su amor me hace muy feliz y que les pido que sean buenos, cariñosos, que se dejen llevar por el bien…hay un paso que no hay que dar; ése no lo den…que sean lo más buenos posibles, que amen, que sientan devoción por la familia…”

Y como personalmente nos unen muchos momentos de nuestras vidas, nos gana la emoción

Y la vida continúa.

Y sabemos que él será por siempre HUGUITO, EL ABUELO DE LOS NIÑOS DE IMA.

¡ GRACIAS HUGUITO !!!

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Y lo que falta escribir de Huguito... tiene un corazón muy grande y una inteligencia envidiable...

Qué bueno que hagan este tipo de noticias... a veces tenemos a estas personas, ejemplos de lo que Jesús nos enseña, y seguimos de largo... a estar atentos!!!

Gustavo

Madelon dijo...

Desde 1998 y por 10 años contínuos tuve el privilegio de estar muy cercana a IMA. Hugito y Teresita son dos seres espectaculares que regalan amor, ternura, luz y respeto.
Me sumo al colegio en este sentido y merecido homenaje a dos personas entrañables con quienes, hasta el día de hoy, sigo cercana. Con mucho amor, Madelon

monica dijo...

Hace 20 años veo el ejemplo de amor de estas queridísimas personas, un emblema de I.M.A.
Gracias por tantos años de ejemplo de amor que todo lo da, todo lo espera y siempre acompaña.
Mónica

rosario dijo...

en una epoca como esta en la cual en el amor es tan facil bajar los brazos y rendirse ante la mas minima dificultad ellos son el verdadero ejemplo de construccion familiar desdela paciencia y comprension
un gran abrazo

rosario

Anónimo dijo...

Para mi fue un placer y un deleite compartir tantos años, tantas buenas tardes... y hasta mañana si Dios quiere!!! con esos dos seres increíbles, además de ser un ejemplo de vida y familia.- Gracias por todo lo que hicieron por mis hijos y por lo que hoy hacen... LOS QUIERO MUCHO....

Anónimo dijo...

la verdad que dios me dio la oportunidad de conocer a huguito y tere 2 seres increibles y con un amor en esas miradas, esa mirada que transmite paz y que te dejan pensando en que maravillosa que es la vida, es un places haberlos conocidos y nunca me olvido cuando me felicitaba por mis hijas y me decia que son el tesoro mas preciado q dios me dio.
besos enormes para estos 2 angeles de parte de flor luly, solcito y andrea.

Anónimo dijo...

una persona inigualable, al igual que tere son el uno para el otro ojala la vida los premie y aprovechen de la jubilacion y paseen , disfruten mucho..